El Drenaje Linfático Manual (DLM), es un conjunto de maniobras manuales que actúan sobre el sistema linfático; activando la circulación y favoreciendo la eliminación de sustancias de desecho, que por  diversas causas patológicas se encuentran retenidas.  Su finalidad es evacuar este exceso de líquidos y sustancias al torrente sanguíneo.

¿Qué efectos tiene sobre el cuerpo el Drenaje Linfático Manual?

  • Actúa sobre la circulación venosa de retorno.
  • Aumenta la diuresis debido a la gran movilización de líquidos.
  • Mejora la respuesta inmunitaria
  • Efecto analgésico, sedante y relajante.
  • Estimula el peristaltismo.

El Sistema Linfático es el segundo de a bordo del sistema circulatorio. Está formado por una serie de órganos y un sistema tubular (vasos linfáticos) cada uno de ellos con estructuras y funciones bien diferenciadas.

La función general del Sistema Linfático es filtrar el líquido tisular (tejido) y devolverlo al torrente sanguíneo.

Indicaciones terapéuticas

  • Linfedemas primarios o secundarios. Lipedemas
  • Edema en el embarazo. Edema venoso postural.
  • Otitis. Sinusitis
  • Estreñimiento. Flatulencias. Dolores menstruales.
  • Tendinitis. Lumbalgia.
  • Trastornos de origen reumático.

Indicaciones dermoestéticas

  • Edemas post quirúrgicos de cirugía estética.
  • Síndrome de piernas cansadas.
  • Paniculopatía edemato-fibro esclerótica (Celulitis).
  • Acné, couperoses.
  • Quemaduras, cicatrices queloides.

Contraindicaciones relativas

  • Trastornos del tiroides. Los pacientes con hipertiroidismo deben evitar las manipulaciones situadas en la parte anterior e inferior del cuello, ya que podemos aumentar el paso de estas hormonas a la sangre. En el caso del hipotiroidismo se debe tener las mismas precauciones.
  • Post trombosis,flebitis y tromboflebetis. Si no existe riego de embolia, se podría aplicar DLM bajo prescripción médica.
  • Hipotensión. Las sesiones deberán ser cortas al principio. Si presenta una bajada de tensión al finalizar la sesión, el terapeuta realizará ejercicios activos para aumentar la presión sanguínea.

Contraindicaciones absolutas 

  • Cáncer
  • Infecciones Agudas
  • Reacciones alérgicas
  • Crisis asmática
  • Varices tortuosas y con relieve

En primer lugar se comienza con una anamnesis del paciente para que el fisioterapeuta pueda valorar qué tipo de tratamiento será más adecuado según las necesidades.

En el DLM se trabaja de proximal a distal, dado que para obtener mejores resultados se debe “abrir paso” para transportar el líquido acumulado. Por esa razón, se inicia el tratamiento con la apertura de los canales linfáticos situados en el cuello, donde se encuentra la desembocadura final de todo el sistema vascular linfático.

Las maniobras se caracterizan por ser aplicadas a un ritmo pausado, monótono y armónico en la dirección adecuada para cada zona y  para cada caso. No hay que producir jamás dolor, ni enrojecimiento de la piel.  No se suele utilizar aceites ni cremas de masaje.

La duración de cada sesión dependerá de la zona a tratar y de la patología. Es aconsejable que no dure menos de 30 minutos, ni más de una hora y media.